...
...

ATENTADO ISLAMISTA LONDRES 22.03.2017.

Por desgracia vemos otra vez más como en estos actos terroristas el maléfico Saturno es el astro dominante, en el atentado del 22 de Marzo del 2017 en Londres el islamista perpetrado por Khalid Masood nacido en Inglaterra y convertido al Islam, era un delincuente común con numerosos cargos por agresión y violencia, de hecho había estado en la cárcel por apuñalar a un hombre causándole graves heridas al que le tuvieron que reconstruir la cara, si vemos la fecha de nacimiento de este terrorista encontramos un estellium de la Luna con los maléficos Urano, Marte y Plutón en cuadratura con Mercurio retrógrado conjunto al nodo sur, esto indica un sello de maldad que no hay que menospreciar,  este individuo estuvo 4 años en Arabía Saudi lugar en que podría hacerse radicalizado, desde luego cumple con el perfil del terrorista, radicalización al Islam, como cualquier converso, pasa de un estado a otro opuesto, es un cambio de posición radical, persona agresiva y violenta, es una persona de escasa visibilidad social,  un fracasado que lleva una vida errática que alimenta su frustración, ha pasado por la cárcel, cumple con los requisitos esenciales del fanático terrorista, que tenga o no familia no parece que se a relevante para que un islamista lleve a cabo un atentado, y la edad tampoco, pues el fanatismo religioso no entiende de edades. Cabe decir que el terrorista nació el día de Navidad de 1964, con el Sol en Capricornio reforzando la influencia del momento saturnino, si bien es verdad, que tenga o no el Sol en Capricornio para el caso que nos concierne no deja de ser una anécdota.

En la carta astral del atentado puede verse la influencia maléfica del momento en que se produce el hecho, en primer lugar tenemos a Marte ascendiendo por el horizonte, Kirón en el cenit al cual está muy Próximo el Sol y Saturno como planeta clave para este hecho iniciando su ocultación en conjunción al ángulo descendente, esta posición de Saturno con su gran influencia maléfica parece ser lo nuclear del atentado, a lo que sin duda hay que sumar la conjunción de Luna y Plutón en Capricornio, reforzando con ello la influencia saturnina y su objetivo por casa VIII que sería la muerte de gente (Luna), no hace falta decir que el planeta que encarna la crueldad, la radicalidad y en especial el terrorismo es Plutón, se puede resumir que es un  momento saturnino con un motivación plutoniana sobre un objetivo lunar. Es estellium que se produce en el momento también es relevante, habidas cuentas de que gran parte de éste está en cuadratura con la Luna-Plutón de la casa VIII, indicando con ello la muerte de gente inocente públicamente.

De este momento astral también se pueden extraer consecuencias, una la vulnerabilidad de la sociedad ante el fanatismo religioso y los violentos, otra es que, el fenómeno contiene una elemento de radicalización que se proyectará en una polarización de la sociedad, pues el hecho de que Saturno en su movimiento zodiacal sean tan lento en el instante del atentado indica que los efectos vana  ser duraderos en la conciencia colectiva, va a alertar a gran parte de la sociedad sobre el grave peligros que supone el terrorismo islamista.

Como curiosidad Júpiter está en el signo de Libra, el mismo signo en el que 12 años antes, hubieron otros atentados islamistas.

Las 3 estrellas que coronan la parte superior del cielo en el momento de atentado están algo alejadas de la eclíptica y se sitúan en las constelaciones de Pegasus, Fenix y Reticulum, son similares a nuestro Sol y poco benéficas o neutras en el mejor de los casos, mientras que junto con Saturno se ocultan 2 estrellas  de la constelación de Escorpio de magnitud 3 claramente desfavorables.

Hay una diferencia clara respecto del terrorismo por causas políticas al de carácter religioso, el político atenta contra el poder establecido y dominante para reivindicar sus causas, por lo general territoriales o económicas, el terrorismo religioso busca hacer daño en la gente normal, no empoderada,  e impedir que los seres humanos crezcan en libertad y puedan desarrollarse en el ejercicio de sus derechos y hacerlo bajo el mandato de la religión. Por ello, en los actos del terrorismo islamista la Luna tiene una presencia y un significado mayor frente a otros actos criminales, sin bien todos ellos son igual de rechazables y manifiestan lo peor de la condición humana.

www.astrologia.org - Marzo 2017